Cuando se listan autores destacados del mundo de la literatura se corre el riesgo de ser injusto por obviar nombres, sin embargo, hemos querido resaltar el trabajo de tres insignes latinoamericanos que han marcado la vida de muchas personas:

Eduardo Galeanodownload-12

Nació en Montevideo, Uruguay, el 3 de septiembre de 1940. Por sus ideas, fue encarcelado luego del golpe de Estado del año 1973. Luego viajó en condición de exiliado a Argentina. Allí publicó una de las obras más importantes de su carrera “Las venas abiertas de América Latina”, la cual fue censurada por las dictaduras militares impuestas por el Plan Cóndor en Uruguay, Chile y Argentina, y cuya lectura es vital para quien desee tener una visión de la historia de América Latina.

Mientras vivía en Argentina, el dictador Videla lo incorporó a una lista de condenados, por lo que tuvo que huir a España, desde donde escribió otra obra centrada en lo que lo apasionaba: América Latina.

Murió el 13 de abril del año 2015 dejando una rica literatura llena de reflexión y sarcasmo sobre el desarrollo de América Latina. Leerlo es un placer, pero escuchar sus creaciones de su propia voz es una vivencia aún más rica.

Parte de su obra:

  • Los días siguientes (1962)
  • Guatemala: Clave de Latinoamérica (1967)
  • Siete imágenes de Bolivia (1971)
  • Memorias del fuego (1982, 1984, 1986)
  • El fútbol a sol y sombra (1995)
  • Mujeres (2015)

Jorge Amado

Nacido el 10 de agosto del año 1912 en la ciudad de Bahía, Brasil, publica su primera novela apenas a los 18 años de edad, a la cual tituló “El País del Carnaval”. Con la dictadura brasileña y la declaratoria de ilegalidad del partido donde militaba, viajó a Francia y luego Checoslovaquia en calidad de exiliado.

De regreso a Brasil se dedica a la producción literaria, donde estacan -entre muchas otras- las siguientes obras:

  • Gabriela, clavo y canela (1958)
  • Los viejos marineros o El Capitán de Ultramar (1961)
  • Tieta de Agreste (1977)
  • De cómo los turcos descubrieron América (1994)

Jorge Amado murió en la ciudad de Salvador el 6 de agosto de 2001.